Harrison Ford y Carrie Fisher en un momento del rodaje de Star Wars